sábado, 3 de septiembre de 2016

Ziran ( El poder invisible)


Dejamos que transcurra el tiempo con la esperanza que el simple correr hará que las cosas sucedan.

Pero como todo en la vida necesita que el protagonista    ( o sea nosotros ) decidamos  que queremos.

La mayoría de las veces el fracaso es señal que algo necesita más atención, y en ese exacto momento es cuando se manifiesta nuestra naturaleza, cuando decidimos, por acción o por inacción, con  cualquiera de las dos opciones tendremos  consecuencias, el protagonista de esta historia ya había tenido malas consecuencias, decidió  que no se repitan.

Todos tenemos fracasos en nuestra vida, pero la decisión que sean temporales o permanentes es lo que hace la diferencia, el así lo entendió.


Esta historia real dejara ver la luz de cómo podemos usar el poder de nuestras cualidades para convertirnos en seres extraordinarios.

 Hay una mística que existe y practicamos aunque no necesariamente la entendemos,  pues  ella  te trajo aquí.



 Eres bienvenido Gracias por tu presencia...